viernes, 29 de junio de 2018

No hay laureles donde dormirse.

Es unánime y nadie lo discute, no se puede reprochar nada a la selección en términos futbolísticos, de esfuerzo y sacrificio, en donde lamentablemente los resultandos no acompañaron y debemos aprender de los errores, ahora bien, no olvidemos que no pasamos de primera ronda y que hemos sido el único país sudamericano que no clasificó a octavos, por lo que el análisis global debe de ser mesurado, realista y autocrítico sobretodo.



Como conozco a mi gente, lo decimos, hemos pasado 36 años celebrando efemérides de consuelo de épocas pasadas, que a veces hacian daño y causaban impotencia, al menos a mí, sin desmerecer a aquellos que en su día hicieron historia en el fútbol peruano.

Por lo que, no dejemos que lo "logrado" en Rusia, forme parte de esas efemérides, hacerlo sería retroceder, que se quede en un trabajo, la de este grupo, realizado en vano, no sería la primera vez, somos expertos en dormirnos en nuestros laureles y lo que es peor cuando ni siquiera los han habido, buscamos cualquier motivo para celebrar, así somos los peruanos.

A este grupo hay que darle continuidad, es un equipo joven y que el estar en Rusia le ha supuesto un plus de experiencia que servirá en los partidos de verdad de cara a la clasificación de Qatar.

Al parecer es inminente el ádios de Gareca, el fútbol no deja de ser un negocio y para él un trabajo, sin duda, no ha pasado desapercibido, y las ofertas ya le llueven, pero si fuera por un aspecto sentimental, si me pediría un consejo, le diría que no se me ocurriría un desafío más lindo que el seguir con un proyecto que él mismo construyó, porque es dificil llegar pero lo más complicado es mantenerse y seguir haciendo historia. Quédese profe!!!

Pero si no se da, creémos que para seguir en el camino y en la idea, el sustituto ideal debería de ser Solano, estamos seguros que el bueno del Ñol ha absorbido todos lo conceptos del "Tigre" , y lo que es más importante, conoce al grupo y de fútbol sabe un rato. Sería algo así, como en su día Maturana con el ”Bolillo" en aquella Colombia de los 90, con Higuita, Valderrama, Rincón y compañia, que grandes alegrias dio a los colombianos.

Terminó el mundial, disfrutamos, lloramos, nos emocionamos, sufrimos, ahora empezamos desde cero, diremos adiós a los que se van, pero se debe continuar con la idea, siendo conscientes que todo sacrificio tiene su recompensa si se trabaja con humildad, sin triunfalismos absurdos, porque queda trabajo y mucho.

Llegamos para quedarnos, para seguir demostrando nuestra pasión futbolera, aquella que cuando sonaba el himno y ondeaba nuestra bandera, nos llenaba de orgullo.

Por ser peruanos..

ARRIBA PERU.

No hay comentarios:

Publicar un comentario