sábado, 21 de noviembre de 2015

A ritmo de Don Andrés. Madrid 0 - Barcelona 4

.... 0 -4 y pudieron ser más,  porque el Barça apabulló al Real Madrid en un Bernabéu que empezó silbando a Piqué y terminó aplaudiendo a Iniesta y a todo un equipo de grandes jugadores que siempre es fiel a sus orígenes, a su idea de futbol, donde Iniesta sacó todo su repertorio para mover a un equipo, donde todos trabajan por igual, ya lo dijo Luis Enrique... "Andrés es patrimonio de la humidad" y me auno a esa afirmación,  y ante eso, poco o nada se puede hacer, una superioridad escandalosa que deja a un Benitez muy tocado y a una plantilla que se encuentra ante la inevitable contradicción de ser un equipo con los mejores jugadores del mundo, pero que se olvida que este deporte se juega en conjunto.

     Pero vayamos al futbol, Benitez fue infiel a sí mismo, dejó a Casemiro, su piedra angular en la que basa su esquema, para asumir la temeridad de jugarle un 4-3-3 a un Barça que te asfixia con la presión muy arriba y que tiene la calidad para hacer del juego de posesion, un espectáculo, sin dejar de ser efectivo y sobretodo siendo un equipo por encima de las grandes individualidades que tiene en todas sus lineas, un trabajo que desarma cualquier disposición tactica impuesto por el contrario,  sin duda uno de los mejores Barcelona que se ha plantado en el Bernabéu. 

     El Barça ha sabido sufrir, ante la ausencia de Messi, lesiones varias y sanciones FIFA este equipo poco a poco fue corrigiendo defecfos y se ha ido acondicionando ante las circunstancias para llegar a estas alturas con 6 puntos, que son 7 por el factor campo y que recupera a Messi y tiene a todos sus efectivos en un estado de forma impresionante, empezando por Bravo que hoy dio cátedra en portería hasta un Suárez que se erige como el mejor 9 del mundo..

     Golpe a Florentino, que refuerza mi teoría de que el Madrid fulmina entrenadores, que ya lleva mucho tiempo naufragando entre la recuperación de su identidad y esa búsqueda constante de encontrar año tras años desbancar a un Barcelona como mejor equipo de la última decada, décima Copa de Europa aparte.

     Bendito problema para Luis Enrique,  la recuperación de Messi, el papel de lider de Neymar y la tentación de morir de éxito en una temporada que aún tiene mucho que decir, desde luego va de camino de seguir haciendo historia con un mundialito de clubes a la vuelta de la esquina y una sensación a nivel de equipo, que ahora mismo sólo veo en el Bayern de Guardiola.

    Oda al futbol el de hoy, en el mejor escenario posible, un Bernabeu que sacó a pasear los pañuelo blancos y que se encuentra una temporada más entre la encrucijada de seguir apoyando a su equipo o de dictar sentencia, como lo viene haciendo en los últimos años, desde luego un papel que a ninguna afición le gusta asumir, pero así es el Madrid y así es el futbol para lo bueno y para lo malo.

    Última reflexión,  la irresponsabilidad de Piqué, con el ansia de urgir en la herida Madridista, se obsesionó con marcar un gol que terminó descentrando a toda la defensa del Barça que si no fuera por Bravo este acto de egoísmo hubiera tenido otra repercusión, por suerte nadie hablará de esto, pero así como alabamos al Barça como bloque, esto desde mi modesto punto de vista, contradice toda teoría.  Pero es Piqué, que más que un profesional del futbol es un culé de cuna, y por eso entiendo aunque no comparto esta actitud... Tenía que decirlo.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario